Hablando en términos generales, en estos tiempo de creatividad explosiva que vivimos, provocada por las nuevas tecnologías y la combinación de éstas con nuestras experiencias sensoriales, es difícil encontrar una fórmula propia de crear algo novedoso y hacer que funcione. Con ello me refiero a que cada vez es más complicado no verse salpicado por la metralla que imprime el capitalismo. Este invade, se lucra y altera nuestro modo de interpretar e intervenir en el mundo (medios de comunicación y grandes multinacionales que definen los comportamientos que debemos adoptar como individuos de una sociedad e imperios tecnológicos que les facilitan la tarea cuando no los desplazan del mercados).

Me llamo Bergoi y soy una persona creativa. Siempre me ha gustado más concentrar mi energía en trabajos creativos que en el mercado laboral.  Por eso me gradué en la universidad de Bellas Artes de Leioa (UPV/EHU) en 2015. También estudié durante un periodo de un año en la Universitat de Barcelona (UB) en la que desempeñé trabajos de restauración. Allí en Barcelona (2012-2013) fue donde comprobé que no es nada fácil hacerse un hueco entre tanta creatividad y tanto avance, y mucho menos ganarse la vida con ello.

Ahora, con 26 años y una modesta experiencia e iniciado… con el objetivo de mejorar mi formación de manera que sea posible conciliar mis proyectos musicales con mi vida laboral comienzo  un máster en Marketing Digital, Publicidad y Diseño y trabajaré como becario en una empresa que también me dará formación. Paralelamente, trabajo en proyectos musicales varios con músicos vascos y diseño branding, hago cartelería, maquetación para distintos organismos independientes, colectivos y eventos. En la página están algunos de los enlaces a dichos proyectos.

Entre 2016 y 2017 estudié dos cursos simultáneos; uno de diseño gráfico y web, y el otro de  postproducción de cine y TV en la escuela IMVAL de Deusto (Bilbao).

Desde octubre de este 2018 estoy trabajando en el Gaztegune Tarrasta de Etxebarri como monitor de niños y niñas de entre 10 y 12 años e impartiendo allí clases de dibujo. Pero no todo es crear, también estudié otras cosas como turismo y hostelería para posteriormente trabajar en el Guggenheim, pero no flipéis, lo hice en su restaurante como camarero y recepcionista… qué pena…. podían haberme encargarme obra, para sustituirla por las flores esas de Jeff Koons que tienen en el balcón, quién sabe.

Por otra parte, en marzo de 2019 estrenaremos un nuevo sello discográfico digital formado de artistas y músicos bizkaínos para promover la música local electrónica, reggae y soundsystem en el País Vasco bajo el nombre de Gatazka Bass Label. 

Al mismo tiempo, estoy cerrando nuevos proyectos en relación con el mundo de la música y también estoy trabajando en sesiones para uso compartido en redes sociales a través del grupo del que formo parte; Belardi Rockers.